jueves

Caracoles Blancos


Los caracoles pequeños blancos se suelen consumir mucho en el sur de España tomados como tapas, aunque también como plato de mesa.
Son diferentes de los otros y su forma de cocinarlos también. Si no los habéis probado hacedlo, que dicen que están exquisitos, y digo “dicen”, porque yo soy incapaz de llevarme un caracol a la boca, aunque sí que los cocino para mi familia.
Es muy común tomarlos en las noches de verano acompañados de una cerveza fresquita.

Ingredientes:
  • 1 Kg de caracoles blancos
  • 1 cebolla gorda hermosa pelada
  • 1 cabeza de ajo
  • 90 gr de especias de caracoles
  • 1 buen manojo de yerbabuena
  • 1Rama de Hinojo
  • Agua
  • Sal

 Elaboración:

Ponemos los caracoles vivos en harina durante un par de hora para que se limpien bien por dentro.
A continuación los lavamos 4 ó 5 veces con agua con vinagre, y otras 4 ó 5 veces con agua sola para que suelten todas las babas y la suciedad.

Los ponemos en una cacerola con agua hasta que los cubra a fuego muy lento para que vayan sacando las cabezas y estén todos muertos. Entonces subimos el fuego para que suelten la espuma que iremos retirando conforme se vaya produciendo.

Una vez desespumados, los retiramos del agua y los lavamos de nuevo, para ponerlos ahora en una olla cubiertos de agua limpia.

Ponemos las especias en una muñequilla (trozo de tela limpia con las especias dentro y hecho un atadillo), y las añadimos junto con los demás ingredientes.


Dejamos hervir durante 30 minutos hasta que el caldo esté oscurito.

Tiene que quedar mucho caldo que se sirve en un vasito aparte para dar sorbos a la par que degustamos los caracoles.

Como dije antes, parece ser que están riquísimos.



15 comentarios:

  1. A simple vista parece que van a estár buenos, pero estos yo es la primera vez que los veo...será por que son del sur.
    En mi tierra se guisan de otra manera, con buen jamón y buen chorizo, etc...cuando los prepara mi madre, yo como alguno por no decir que no, pero mas me gusta pringar esa salsita tan rica.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ay que buenos los caracolillos esos blancos, en mi tierra se hacen asi y chupas hast ael caldillo, que buenisimo, me la apunto.

    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  3. A mí si que me gustan pero estos blanquitos no los he probado nunca. Qué sacrificada eres, a pesar de que no te gustan los cocinas para la familia. Ya te tendrán como a una reina.

    ResponderEliminar
  4. A mí me dan pena los caracolitos... pero reconozco que están buenos!

    ResponderEliminar
  5. Holaaa, aquí los llamamos rayones, salen un montón en el campo. Tengo una vecina que los hace como nadie, yo nunca los he hecho pero se comen como pipas! la hierbabuena les da un sabor que pa qué!
    Me ha gustado mucho verlos!
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  6. No llegas tarde al sorteo de mi blog, que es hasta el 25 de Julio y yo te espero encantadísima. Mira en entradas antiguas, esque intento publicar una entrada diaria y, claro, se ha puesto ya la entrada como antigua, esta informática...

    ResponderEliminar
  7. Seguro que están riquísimos, el aspecto lo dice todo. Estos caracoles por aquí no se ven.

    Feliz verano.

    ResponderEliminar
  8. Un bocado delicioso que hace años que no cato.

    ResponderEliminar
  9. Un bocado delicioso que hace años que no cato.

    ResponderEliminar
  10. nunca los he probado, pero es que aquí en Zaragoza tampoco los he visto. A mi me encantan los caracoles y a mi hija de 6 años no veas!!! jajaja

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Gracias por pasar por mi humilde blog.
    Entré a saludarte y hacerme seguidora, aunque por lo visto ya lo era, y me encuentro con una de mis debilidades, los caracoles!!!
    Me encantan guisados de todas formas y de todos los tamaños... me apunto tu recetilla!!!
    Saluditossssssssss

    ResponderEliminar
  12. Uno de los mayores placeres que tiene Sevilla es acompañar la cervecita de unos buenos caracoles, o cabrillas.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  13. Como dice el Arrebato: dame cervecita y caracoles...jajaja, a mi me encantan los caracoles, la pena es que se preparan en un periodo muy cortito del año!!Anímate a probarlos mujer, que están riquísimos!!
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Que ricos los caracoles y que pena que ya se haya acabado la temporada, aqui en Sevilla los siguen poniendo en algunos bares pero yo ya no los como, no me fio porque puede traer inquilinos indeseables.
    Como estan ricos son bien calientes y picantes, con un vasito de caldo al lado y un vaso enorme de cerveza helada, no puede haber una cosa mejor. Besos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin